Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Rozar
01/10/2012
Paisajes urbanos

Ciudad invisible. Parte I

Anastasia, una ciudad inventada: ocasión para pensar una porción de Cipolletti.

En "Las ciudades invisibles" de Italo Calvino se encuentran ciudades inventadas. Aunque cada una "debería servir de punto de partida de una reflexión válida para cualquier ciudad o para la ciudad en general".

Las Ciudades y el deseo. 2

por Italo Calvino

Al cabo de tres jornadas, andando hacia el mediodía, el hombre se encuentra en Anastasia, ciudad bañada por canales concéntricos y sobrevolada por cometas. Debería ahora enumerar las mercancías que se compran a buen precio: ágata, ónix crisopacio y otras variedades de calcedonia; alabar la carne del faisán dorado que se cocina sobre la llama de leña de cerezo estacionada y se espolvorea con mucho orégano; hablar de las mujeres que he visto bañarse en el estanque de un jardín y que a veces -así cuentan- invitan al viajero a desvestirse con ellas y a perseguirlas en el agua. Pero con estas noticias no te diré la verdadera esencia de la ciudad: porque mientras la descripción de Anastasia no hace sino despertar los deseos uno por uno, para obligarte a ahogarlos, a quien se encuentra una mañana en medio de Anastasia los deseos se le despiertan todos juntos y lo circundan. La ciudad se te aparece como un todo en el que ningún deseo se pierde y del que tú formas parte, y como ella goza de todo lo que tú no gozas, no te queda sino habitar ese deseo y contentarte. Tal poder, que a veces dicen maligno, a veces benigno, tiene Anastasia, ciudad engañadora: si durante ocho horas al día trabajas como tallador de ágatas ónices crisopacios, tu afán que da forma al deseo toma del deseo su forma, y crees que gozas por toda Anastasia cuando sólo eres su esclavo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

Comentarios

El “mercado” avanza sobre el

El “mercado” avanza sobre el espacio público, estamos rodeados de grandes escenografías en tandem que nos invitan a consumir. El tren de los carteles.
Ojo! no se entretenga con el rio, no mire hacia los barrios de la rivera; tapemos y sigamos hacia el shopping. El cruce del río no es un obstáculo, alli tambien plantaron carteles: inmobiliarias, tampones, servicio de seguridad y cerveza. Finalmente, del otro lado del río, nos espera la Municipalidad de Neuquen con un gran cartel de “Bienvenida” a la contaminación visual. Mientras tanto de este lado del rio un comerciante del centro le sugiere a otro: "sacá los arboles de la vereda, chau a los pajaros y el local se ve mucho mas. Poné un lindo cartel que los carteles no cagan"

gracias QRV, por sus otras miradas.

¡GRacias por tu

¡GRacias por tu participación, Patricia! Nos estimula a seguir. ¡Vamos por más!!
Un beso
Andrea

Gracias, FRANCO!! Un

Gracias, FRANCO!!
Un beso
Andrea

Muy buenas las fotos!!! :)

Muy buenas las fotos!!! :)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal