Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Rozar
31/03/2014
Urbanitas

Ciudad erótica

Cipolletti, ¡no te quiero pornostar!

 

Dicen que la ciudad es un cuerpo erotizado.


“La ciudad es una erotización del cuerpo social. (…) lo “social”, lo organizado, lo funcional, se vuelve el conjunto (lo similar ensamblado), lo común (lo vulgar y lo colectivo), el trato (solidario y dislocado), el ser-estar-juntos (como una suspensión del ser), la multitud, la masa, la totalidad sin total, y de nuevo, permanentemente, la vecindad incesante. Es una fricción de todos contra todos, como arañazos y caricias mezclados, una tensión solapada siempre en acción, una atención en no tocarse en el sentimiento de ser rozado por todos. Encuentros, casualidades, guiños de ojo, miradas de reojo, hacia atrás, una gran indiferencia y desatención en la que sin embargo todos se miran con insistencia: se miran a la cara y se desvían”.

J. L. Nancy


Erotizada en sus vecindades y conflictos, en sus contracciones y distensiones, en sus pliegues y despliegues, anudamientos y desenlaces, en sus centros y sus periferias - justo allí donde insiste un estremecimiento, una sacudida-, en la juntura fugaz de un intercambio de miradas y la sorpresa de una risa compartida, en un roce de trayectos de repente advertido, en la huella de un desencuentro y el espaciamiento para otros encuentros, la ciudad se deja mirar. La ciudad es un cuerpo que pide ser mirado. 

Líneas, torsiones, curvas, que pliegan su cuerpo a la mirada. Escote insinuante de ciudad.

 

 

“La mirada nunca es obscena. Es obsceno lo que ya no puede ser mirado, ni en consecuencia seducido por la mirada; lo que está entregado, desnudo, sin secreto, a la devoración inmediata”.

J. Baudrillard



¿Te habremos devorado, ciudad, como a un ojo? ¿Te habrás vuelto tan obvia, tan obscena en tus segregaciones y desvíos, en el detalle de tus rechazos y en las resistencias que te despabilan, que solo vemos tu cuerpo porno?


¿Cómo destinarle, ciudad, a tu cuerpo erotizado, una mirada nueva? 


No quiero tu desnudez de pornostar. Quiero un estar-juntos, en tu cuerpo erotizado, que merezca una timidez, un sonrojo, un disparo de inquietud.

 

 

 

 

 

 

El Barrio Obrero, en Cipolletti, se resiste al desalojo

 

 

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal