Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Husmear
19/08/2016
Imagines Urbis

¿Desaparecida?

Una escultura pública ubicada en una plaza de la ciudad de Cipolletti, ¿habrá sido fundida y vendida como chatarra?

La escultora Julia Farjat junto a su obra. Cipolletti, 2009.

 La artista visual Luisa Arcos junto a la escultura perdida —¿robada?— de Julia Farjat. Cipolletti 2016.

Base sin escultura. Cipolletti 2016.



"…A veces en las tardes una cara nos mira desde el fondo de un espejo; el arte debe ser como ese espejo que nos revela nuestra propia cara…". 

Jorge Luis Borges. Arte Poética

  

 

Cipolletti. Invierno. Año 2016. La escultura realizada por Julia Farjat y mal fijada a una base metálica a nivel del suelo, desapareció. Se la llevaron. Estaba en la plaza del barrio Jorge Newbery de esta ciudad. Nadie sabe lo que sucedió.

El 25 de junio de 2016 publicamos “Algo más que pintar y plantar”, una nota sobre la plaza del barrio porque nos preocupaba —y nos preocupa— el gusto por “aprisionar los lenguajes poéticos” tan marcado en este espacio público y, a su vez, porque queríamos dar cuenta de que, a pesar de ello, y considerando vulnerabilidad de estos espacios frente al particular impulso de los desarrollos inmobiliarios, nos emociona encontrar un barrio con plaza, chicos, vida y, mucho más, una plaza que aloja —como puede— obras de arte.

Hoy, lamentablemente, volvemos a hablar del mismo espacio para comunicar la desaparición —¿robo?— de una de las esculturas emplazadas en esta plaza (la escultura realizada por Julia Farjat en el marco del 3º Simposio de Escultura Cipolletti 2009). Después de varios llamados y averiguaciones en forma personal, la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Cipolletti nos confirmó que no saben lo que sucedió y que harían la denuncia policial correspondiente.

La escultora Julia Farjat nos avisó que su obra no estaba en el lugar indicado en "Algo más que pintar y plantar" y envió un comentario. Una vez enterada de lo sucedido, la artista visual Luisa Arcos Gavira, entrevistada en la misma nota, también nos envió unas palabras:


Julia Farjat: 

"Fui una de las invitadas para crear una escultura ante el público. La finalidad de estos simposios es poder mostrarle a LA GENTE cómo trabaja el escultor —que no es lo mismo que en su taller—, aquí debemos dejar una escultura lista en 8 o 15 días en cambio en el taller podemos estar meses trabajando. A mi me gusta en forma particular la relación con el público y con los niños cuando se acercan y te hacen preguntas.
La población de Cipolletti fue muy atenta y respetuosa con nosotros. De igual manera, los organizadores, se procuraron con gran esfuerzo de atendernos y de que no nos faltara nada. 
Yo vengo con una trayectoria larga y con la experiencia de haber trabajado en otros simposios NACIONALES e INTERNACIONALES. En Rosario comencé y de ahí me convocaron a otros países cómo Korea, Líbano, Finlandia, Dinamarca, España y, el año pasado, México y provincias  Argentinas etc. La experiencia que tengo es que, en algunos lugares, el mismo vecino se encarga de cuidar que no se dañe una escultura que se emplaza. Siempre le digo a la gente que es una obra de Arte que les obsequio para su ciudad. Tuve la oportunidad de viajar mucho por el mundo y pude apreciar que hay esculturas en las calles, por todos lados. Sin ir más lejos, un ejemplo es la ciudad de Resistencia. Allí hay obras emplazadas a cada paso y las cuidan los mismos vecinos. La intención de los organizadores fue crear un espacio llevando el arte a la población en lugares públicos.
En relación a lo que sucede en la plaza del barrio Jorge Newbery de Cipolletti, a mi parece que las autoridades de Cultura debieran consultar con el creador de las obras si corresponde pintarlas a todas iguales o no y debieran hacerles un mantenimiento a las mismas, ya que ahora pertenecen al pueblo de Cipolletti".

Luisa Arcos Gavira: 

"A mis queridos, o no, amigos y no tanto, vecinos o no, de la adorable ciudad de Cipolletti, les voy a proponer un acertijo, adivinanza, adivinación, charada, enigma y, casi casi, jeroglífico:
Hace unos meses pasee detenidamente por el barrio J. Newbery, observando atentamente, sopesando y valorando, la importancia o no, la vinculación o no, la integración o no, la intervención autoritaria o no, de las esculturas “pintadas y plantadas” en la plaza de dicho barrio. Algunas de ellas muy bellas, otras menos —eso siempre responde a ciertos criterios personales— pero todas, obviamente todas, dignas de ser valoradas, respetadas y bien conservadas.
En su momento observé que, además de la mano artística municipal que optó por tirarles a todas una lechada blancuzca (a saber bajo qué criterios), siempre hay otros pseudo, autonominados, sentidores de arte, atrevidos, exentos de campos de acción que, con espray en mano, desean dejar su huella sobre la huella ajena, aportando no sabemos qué y deteriorando sabemos que mucho. La obra de Julia Farjat había sido así “marcada” por algún vándalo insensible que como perro suelto, deja su aviso con sólo levantar una pata.
Parece ser —o eso se deduce, o se lee entre las afanadas líneas de la pregunta popular sobre “¿qué habrán hecho con?”—, que todo vecino difiere cuando algo aparece o desaparece del barrio, cuando algo nace o muere en él, cuando le plantan asuntos y objetos que puede o no entender, siempre `para el bien de nuestros ciudadanos´ (¿?), pues parece que, la escultura difamada por un espray, en un primer momento y en voz de las organismos administrativos responsables, fue retirada de su verde y público aposento para ser limpia de sus mancillas. Eso estuvo bueno, ¡vaya que sí ! Pero, pero… —como siempre hay un pero— el pero salió esta vez por el lado insospechado de la desaparición. SI, ¡desaparición! La escultura ha sido desaparecida, porque claro, bien saben ustedes que las obras de arte, por muy de arte que sean y por mucho que en ocasiones conmuevan nuestro corazón, pues no tienen el suyo, ese que les permitiera tomar las decisiones del tipo largarse a pasear que `aquí me está dando mucho el sol y me voy a quemar´.
No está, no se encuentra, no aparece, nadie sabe…
Y digo yo, que aquí viene el esperado acertijo que inicialmente prometí proponer —para ver si ganan ustedes el premio o no, para ver hasta dónde llega el ingenio humano para desentrañar el ingenio humano del otro— ¿Cómo pudo esfumarse? ¿Hacia dónde? ¿Quién?
Porque vamos a ver, una obra, en metal, de tanto por tanto, de tanto peso... ¿En el bolsillo?, no cabe; ¿al hombro?, quedaría indecoroso; ¿en auto medida estándar?, no va, no me cabría ni siquiera con el cómplice silencioso del nene camino al colegio; ¿en bus?, no hay sube para ella; ¿en camión? ... y, ¿con cuántos afanadores más me compincho?; Y, ¿a dónde?, en el salón de casa me pondría en compromiso cuando toque el cartero a entregarme ese certificado de honestidad que me gané el otro día en el curso de autoayuda; ¿en el jardín?, ups… necesitaría un telón de quita y pon, no vaya a ser que aparezca esa melindrosa estudiante de bellas artes tan defensora de las esculturas para tod@s, el arte para tod@s, los derechos para tod@s, la plata para tod@s; ¿En un placard?, naaaaaaa…, mi pareja me pondría verde y de más colores; ¿dónde guardo el traje de las fiestas populares?, no, no puedo mezclarlo con el de etiqueta, ¡da un olor! y, él diría: `Has ocupado todo el espacio con ese trasto, ¿no podes llevarlo al cuartito del garaje?´
En fin, sinceramente, me veo en la diatriba y no puedo salir y, se me hace más amarga a cada rato… ¿Me pueden ayudar?"

 


Julia Farjat. Escultora

Sitio Web

 


Así nació la escultura perdida de Julia Farjat

Julia Farjat y su obra (2009), la escultura perdida —¿robada?— en invierno 2016.


3º Simposio Internacional de Escultura “Ciudad de Cipolletti 2009

En esta oportunidad la Dirección General de Cultura de la Municipalidad de Cipolletti, convocó a Artistas Escultoras, solamente mujeres, nacionales e internacionales, que trabajaron en dos materiales distintos: hierro y piedra (Travertino), en el tradicional Parque Rosauer.
Luego de una exitosa convocatoria con más de sesenta inscripciones de distintos países, resultaron seleccionadas las siguientes Escultoras:


Artista Regional
-Nadia Guthmann, Río Negro, Argentina


Artistas Nacionales
-Adriana Badii - Buenos Aires, Argentina
-Rosa del Valle Cabral - Córdoba, Argentina
-Maria Gabriela Mastronardi - Buenos Aires, Argentina
-Julia Farjat - Buenos Aires, Argentina


Artista Latinoamericana
-Griselda Lopez Paredes - Chile


Artistas del resto del Mundo
-Songul Telek - Turquía
-Carolina Ramersdorfer - Austria, reside en Nueva York
-Canan Sönmezdag - Turquía
-Pascale Archambault - Canadá
-Beatriz Carbonell Ferrer - España
-Tanya Preminger - Rusia, reside en Israel
-Mayer- Tasch Verena - Alemania, reside en Italia


El escultor Oscar de Bueno, quien participo del Simposio en la ediciones 2007 y 2008, en esta oportunidad se desempeñò como Asesor del evento.  

-Declarado de Interés Nacional por la Secretaria de Cultura de la Nación.
-Declarado de Interés Provincial por la Cámara de Diputados de la Provincia de Río Negro.
-Declarado de Interés Municipal por el Consejo Deliberante de Cipolletti.
-Auspiciado por el Instituto Universitario Nacional de Arte. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal