Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Escuchar
02/03/2017
Música

Nicolás Rodríguez Rey

El polifacético artista rionegrino y su experiencia en el mundo expresivo del sonido.

—Una música intensa que deja huellas. 

—Casi como esos bichos a los que les dicen “geográficos”, que recorren el cuerpo del huésped, a través de una de las capas de piel, registrando su paso como un tatuaje involuntario, Aurora —la canción a la bandera— tiene efectos parecidos en mi piel. Una cadencia que tira un poco hacia abajo, como que no la dejara despegar o no nos dejara ser felices del todo y un pequeño cambio tonal casi al final, que la hace subir y brillar por un pequeño instante, bueno, eso me marca la piel, y eriza el bello de mis brazos y cuello cada vez que la escucho, desde que soy chiquito y la cantaba en la escuela.


—Una música para oír —por primera vez— el silencio frío del último aliento de las chacras.

Postpartum de Taylor Mc Ferrin. “I want to love you, but something it´s in the way..”


—Una música que no deja huellas.

—La música mainstream creo que no deja huellas porque en realidad no está yendo hacia ningún lugar. Y una cultura cuestionable que se lleva todo puesto, porque esos modelos le permiten,  a su vez, “llevar el pan a su casa” a todos los medios masivos de comunicación, casi como un laberinto con una o ninguna salida.


—Una música que permita escuchar la intensidad de la masa sonora alrededor de una mesa servida.

—Doce apóstoles, sentados en desorden, con una escena des-cuidada, devoran con respeto mutuo la carne servida por él. Y, sonando de fondo, “El Cosechero” interpretado por Tonolec…como que acabo de armar un mix audiovisual entre la gran foto de Marcos López Asado en Mendiolaza y su documental sobre Ramón Ayala, no sé, me gustó la imagen.


—Una música que configura verdaderos laberintos, que permite extraviarse, sustraerse, exaltarse, ser pasajeros, sentir el transcurrir…

Leo eso y la primer canción que me llega a la cabeza es “Culpable Eternamente” de Pedro Aznar y Charly Garcia, del disco Tango 04. Sigue siendo un misterio para mi, no sé de qué habla la letra, tampoco la quiero investigar, es un misterio. Insinúa, no muestra; la música tiene una melodía rarísima y me arrastra, le creo.


—Una música.

—Toda la música de la adolescencia, la que nunca se fue, la que me marcó y me sigue guiando. Mucha confianza depositada en artistas que hasta el día de hoy no me han defraudado, ojo, tampoco espero mucho más de ellos, esos discos fueron lo mejor que pudieron ofrecerme: (Suicidal for life- Sucicidal Tendencies; Desatormentándonos-Pescado Rabioso; Pasto-Babasónicos; The Real Thing-Faith No More; Guerra de Nervios-Los Brujos; Nevermind-Nirvana; Gentlemen Take Polaroids-Japan; Circulado Vivo-Caetano Veloso; And Justice for all-Metallica).


—Una música riesgo. 

—Aquella que te invita a bailar con los ojos cerrados. 

 

—Un silencio.

—Carmen Baliero.


—Un músico.

—David Byrne.


—Un intérprete.

—Caetano Veloso.


—Un instrumento.

—El contrabajo.


—Un escenario.

—Uno en un ambiente natural, como por ejemplo el del Festival Mucho Gustok, rodeado de arboles, lago, río y montañas descomunales, en Meliquina.


—Un eco.

—Los amigos del sonido es un eco para mi. Una agrupación musical muuuy orgánica de la que formé parte en su origen y quince años después sigue gozando de buena salud. Los integrantes van pasando, yendo y viniendo. Casi como una experiencia ritual, todos los martes, este grupo de personas celebra el encuentro tocando instrumentos acústicos en diversas terrazas de la ciudad de Buenos Aires.


—Un eco de un eco.

—La imagen visual es la de mi propio espejismo: Espero algún día priorizar la necesidad de aprender a tocar un instrumento y hacer música.


—Un momento musical irrepetible.

—Escuchando a Yohimbe Brothers, en la Trastienda en Buenos Aires: sentirme “autorizado” por la música para levantarme de mi silla y bailar sin que nada importara a mi alrededor, siempre lo recuerdo como un momento casi de autoredescubrimientoespontáneo.


—Un sonido que sólo es ruido. Sólo hecho de espacio.

—Un aeropuerto, una estación terminal. Las personas que se congregan en esos no lugares experimentan los sonidos como ruido. Cuando el objetivo es común y no individual, sea manifestación social, una fiesta o un ritual, por más ruido que haya siempre contendrá tintes musicales, humanos. El bullicio generado completa un ciclo que se retroalimenta.


—Una música que se te viene a la cabeza cuando …

—Tal vez por el acostumbramiento en una época, cada vez que salgo en vehículo a la ruta en mi cabeza suenan canciones de The Cramps.


—Una música para escuchar junto a …

Las orquestas en el Carnaval de Oruro, en vivo, con sus cuerdas de bronces de años, algunos repintados, te hacen mover la patita mientras acompañan a los bailarines. Una experiencia que todos deberíamos vivir.


—El secreto de la música.

—Creo que es evidente: es lo que permite desacartonarnos, jugar como de niñas y relacionarnos desde el disfrute con otros. Algo casi tan mágico como lo que genera la comida...

 

.
.
.
.
.
.
.
.

Nicolás Rodríguez Rey

Cocinero, artista, fotógrafo y productor cultural. Vive y trabaja en Contralmirante Cordero, Río Negro, Patagonia argentina.

Es productor de la Residencia artística Barda del Desierto y fundador del Comedor Eventual, un restaurant itinerante que funciona en espacios naturales abiertos y busca, a través de la comida, generar experiencias relacionales.

Actualmente trabaja en una serie documental de comunidades migrantes en el Alto Valle, su identidad y procesos de integración usando a la cocina como práctica relacional. Se encuentra realizando, asimismo, una obra land art con retratos de grandes dimensiones en establecimientos productores de manzanas que hablan de los cambios en los modos de producción y generacionales.

Notas relacionadas

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal