Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Escuchar
04/08/2014
Teatro

El cuerpo disponible

Carlos Vignola y la presencia energética en el escenario.

 

El actor, autor y director de teatro Carlos Vignola (Avellaneda, Buenos Aires) estuvo estos días en la región, impartiendo un “Seminario de teatro corporal y técnicas de mimo” para actores y bailarines en Allen y Cipolletti, y presentando el unipersonal Un único mundo en La Caja Mágica Teatro de Cipolletti. 

Piloto de avión, pensó que su profesión sería la aviación comercial, pero el teatro terminó “ganando por goleada”. Estudió en la Escuela Municipal de Teatro de Avellaneda y en la Escuela de Mimo-teatro de Escobar-Lerchundi. Realizó seminarios con Augusto Fernandes, Augusto Boal (Brasil), Ives Lebreton (Italia), Odin Theatret (Italia), Juan Carlos Gené y Verónica Oddó (Celcit). Admirador del trabajo de los juglares de la tradición italiana, tuvo el privilegio de tomar clases con Darío Fo, en Italia. 

Carlos Vignola me ofreció su valioso tiempo previo a su presentación de la obra La valija encantada, en una escuela de Cipolletti. Resultó la charla que sigue.


Vignola, el docente


¿De qué se trata tu seminario de teatro corporal?

No es un seminario de actuación o de interpretación, sino que hago un trabajo sobre el cuerpo y brindo herramientas a los participantes para que puedan seguir investigando y trabajando con lo que tiene que ver con el manejo del cuerpo, la concentración, la fluidez, el equilibrio, los movimientos disociados, el trabajo segmento por segmento; se trata de adquirir una expresividad diferente, de conocer otras posibilidades del cuerpo, haciendo hincapié en el manejo de la energía.

 

Leí que hacés mucho hincapié en la energía…

Es que el texto es lo último que aparece, primero está la presencia del actor. Y si el actor no tiene presencia energética en el escenario, no sirve. Podés contar una historia muy bonita y, cuando no hay una corporalidad fuerte,  se transforma solo en palabras. He visto muchos espectáculos con elencos extranjeros en donde el idioma era incomprensible y, sin embargo, la historia se entiende, porque el acento está puesto en lo que hacen los actores y no en lo que dicen. Y ese “hacer” de los actores tiene que ver con un buen manejo corporal: hay que conocer profundamente el cuerpo y tener un cuerpo disponible.

 

¿Solés encontrar resistencias?

No las llamo “resistencias”. Lo que encuentro son cosas normales: falta de conocimiento del cuerpo; hábitos establecidos o estructuras que cuestan romper: por ejemplo, el caso de un bailarín clásico que, por tanta práctica y ejercicio, levanta el brazo como si estuviera bailando (hace el gesto)…  Se trata de probar otras cosas.


¿Cómo es eso de la energía corporal, tan importante en tus técnicas de trabajo?

La idea es poner el énfasis en las diferentes partes del cuerpo. Hablo de energía mineral, vegetal, etc.: de la cintura hacia  abajo, es una energía más fuerte, más masculina,  porque se toma de la tierra; de la cintura hacia arriba, es una energía más femenina, porque se toma la energía del aire -sutil, etérea-. Nosotros nos proyectamos a través de este chakra (se señala el plexo), del plexo, nos enfrentamos a la vida desde allí. Y el actor tiene que potenciar eso. Uno de mis maestros decía que la parte más expresiva del cuerpo para el actor es el torso, no es el rostro, porque es desde donde nosotros expandemos la energía y la proyectamos hacia afuera.


Con estos seminarios que dictás, irás descubriendo o sorprendiéndote de vos mismo...

Estoy muy habituado a dar clases. Soy docente de la Escuela  Municipal de Teatro de Avellaneda. Yo armo las clases, pero si un día te encontrás con que ese ejercicio que planificaste no va a funcionar para el grupo ese día, tenés que improvisar. Improviso mucho, me dejo llevar por lo que va sucediendo.


Además de tu propia exposición como docente, está la de tus estudiantes: el desafío de disponer el cuerpo a la sorpresa de lo que se genera, confiándose en el docente y su propuesta… ¿Trabajás con la idea de vulnerabilidad del cuerpo? ¿Hay que vulnerar el cuerpo para sacarle lo que no sabe que puede?

No sería “vulnerar”, porque me suena a dejarlo indefenso. El tema es aprovechar lo que el actor o bailarín va descubriendo, lo que va surgiendo, porque por ahí uno mismo no se da cuenta y es la mirada de afuera la que te señala cosas importantes para tu trabajo corporal. Te encontrás con gente que tiene dificultad para ciertas cosas, pero vas creando ejercicios y situaciones donde, a lo mejor, aparece algo escondido, y está bueno poder ver que eso que apareció puede ser favorable para el trabajo. Siempre se trata de algo personal, algo que no afloraba por diferentes motivos.


Además del Seminario de teatro corporal y técnicas de mimo, impartís otro de máscaras (neutra, balinesas y de comedia del arte): ¿cuál es la particularidad del trabajo con estas técnicas?

Al usar la máscara, el cuerpo tiene que estar mucho más dispuesto que si no tuviera máscara. La máscara te ofrece muchas posibilidades, pero también te expone mucho. Cuando un cuerpo, o una voz, no se corresponde con la máscara, es muy evidente. También es notorio cuando hay correspondencia: ahí aparece el personaje.

 

Si yo, que no tengo formación alguna en actuación ni danza, tomara alguno de tus seminarios, ¿qué expectativas podría hacerme?

Primero, te diría que te va a hacer bien corporalmente: vas a trabajar mucha flexibilidad, mucha concentración, coordinación, independencia segmentaria. Pero sobre todo, “te va a servir para la vida” (¡si seguís trabajándolo!).

 

Un único mundo 

 

En Un único mundo, Vignola es el único actor en escena representando 9 personajes. La obra responde a una idea suya -concretada por la dramaturgia de Gabriela Fiore, quien además la dirige- y gira en torno a una historia de amor en la época de la conquista de América. Fue estrenada en el Festival de Teatro Alternativo de Madrid en 2002, presentada durante varias temporadas en España, Argentina y México, y ha cosechado el reconocimiento de la crítica y el público.  

 

¿Cómo llegás a la historia de la conquista?

Cuando estaba en la secundaria -4to o 5to año-, tuve un profe de Historia Argentina y Latinoamericana nada ortodoxo, con el que hablábamos y discutíamos mucho en clase. Nos dijo que si queríamos saber de verdad la historia de Latinoamérica, teníamos que leer un libro que estaba prohibido en ese momento (año 1977, plena dictadura militar): Las venas abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano. Lo leí más tarde y me encantó. Se grabó en mi memoria. 

Después de un tiempo de no trabajar juntos, mi directora y dramaturga, Gabriela Fiore, me preguntó qué tenía ganas de hacer. “Quiero hablar de la conquista de América”, le dije. Empezamos a trabajar textos de Galeano  - Las venas abiertas y Memorias del fuego-, pero se trataba de pequeñas situaciones y no era lo que quería hacer. Investigamos mucho: el Popol Vuh, crónicas de indias, aparecieron dos novelas históricas  -Azteca y Otoño azteca, de Gary Jennings-… Un día viajaba en colectivo leyendo Otoño azteca y una chica se me acerca y me recomienda un libro: El corazón de piedra verde, de Salvador de Madariaga. Cuando conseguí el libro, lo devoré, no podía parar de leerlo. Voy y le digo a Gabi: “¡Ya encontré por dónde!”.

 

 ¿Y te sigue doliendo América?

Sí. Sobre todo cada vez que viajo a países como Perú, México, Bolivia, donde la cultura nativa tiene más fuerza que acá. (¡A pesar de ser italiano!) Me duele la injusticia, la indiferencia, el ninguneo, la mentira.


 

El cuerpo disponible

Carlos Enrique Vignola

Inicia su carrera profesional como actor y bailarín en 1984 en la comedia musical Calígula (Pepe Cibrian); integró durante tres años la Comedia de la Provincia de Bs. As., representando obras como "Jardín de Otoño", "Tragicomedia de Don Cristobal y Doña Rosita", "Romeo y Julieta". Creó el grupo de Mimo-teatro W.C. junto a Walter Buzeta, recorriendo el interior del país y participando, con sus espectáculos, en varios festivales de Argentina, Uruguay y Brasil. 

En 1992 crea la Compañía TEATRO “D1” en Italia con el espectáculo "La Valija Encantada" con el cual participa en varios Festivales Internacionales de Teatro en Italia, Brasil, Argentina y España. Con este espectáculo lleva realizadas más de 2000 funciones.

Trabajó además en "La vieja ve los colores" (con Daniel Berbedes), "Migrando" (Italia), "Fervores de Bs. As." (Italia),"La Valija Encantada", "Babilonia Ríe" (Babilonia), "El continente negro" (Teatro Municipal Gral. San Martín), "Guarda mis cartas" (TMGSM), "La casita de los viejos" (co-dirección), "Un guapo del 900" (TMGSM), "Ese antiguo espíritu de venganza" (Celcit), "Noches de Baile" (Vapor de la Carrera). "Un Único Mundo" (España), "El Kaso Dora" (España), "La Intangible" (España), "A Propósito de la Duda" (España), "Silencio en la noche" (España).

Es autor, director y actor de los siguientes espectáculos: "Sin nada que decir", "Espejos de la calle", "Sólo un cuento", "La noche que me quieras", "La valija encantada" , "Embrollo de fantasía", "Rigoberto Cuentacuentos", "Cuentos de Barrio".

En cine trabajó en "Asesinato en el Senado de la Nación", "Pobre mariposa", "Más allá del límite", "Evita", "El sueño de los héroes", "El che", "Tre Moglie" (ITALIA), "Planes y Lugares Seguros" (España).

En televisión, en "Ricos y famosos", "Herederos del poder", "De la nuca", "RR. DT", "De corazón", "Chiquititas", "Gasoleros", "Mamitas", "Campeones", "Verano del 98" "Primicias", "Ilusiones" "Sopa Boba" (España), "Aquí no hay quien viva" (España), "Maridos e Mulleres" (TVG-ESPAÑA). 

Un único mundo

Carlos Vignola presentó su unipersonal en La Caja Mágica Teatro de Cipolletti, el domingo 3 de agosto, ante un publico que aplaudió con ganas. Una obra sencilla en su narrativa, sin sorpresas, pero entretenida y de gran exigencia actoral. La versatilidad y la concentración de Vignola asombran: logra pasar de un personaje a otro con gran fluidez y hacer olvidar al público que solo él está en escena. ¡Aplausos para el actor!

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal