Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Caminar
20/12/2017
Peripecias

Sinsentido

Una invitación para gentes de buen corazón, ciudadanos honrados, pacifistas y militantes bienpensantes.
Por: Lucila da Silva*

Parece que en la calle triunfó el sinsentido.

¡Atención gentes de buen corazón! ¡Ciudadanos honrados! ¡Pacifistas! ¡Militantes bienpensantes! Nada tienen que mirar en los eventos de ayer, porque no tienen ojos para ver.  Su entendimiento es la baldosa rota a mazazos y luego arrojada al azar de la contienda callejera por un militante del MTD. 

Renuncien a la ignominia, al gesto eterno del peritaje, a la búsqueda infinita de evidencia, a la voluntad policíaca. ¡Bájense del patrullero de las buenas costumbres! Nada hay que deba ser de-mostrado, al contrario, es hora de habitar la invisibilidad. No teman al desmadre, escriban sin los renglones de la práctica política. Métanse la militancia bien por el culo, y gócenlo. No sean consecuentes, siéntense con un niño y hagan un bricolaje con sus principios. Invítense a sí mismos a la duda sin método, al abismo del miedo y la alegría. Abandonen la fe, hagan estrategias.

Dejen de elogiar los buenos modales, y sumérjanse en el arte del altercado sistemático. Insulten en el almacén, en la verdulería, en el supermercado multicultural y –sobre todo- en la mesa familiar. Dejen de joder con la violencia y con que “nada justifica la violencia”. ¿Qué es algo violento? Miren de reojo al Estado y realicen un gesto sanador tirando algunas piedras. No crean que saben lo que es la democracia. No crean que saben lo que es la policía. Aprendan de quienes sabiamente desconfían de las instituciones a diario.  

Salgan a la calle sin la certeza de que va a encontrar a otro y sin creer que van a lograr algo. Súmense al ritmo de la batería de ollas, renuncien a la planificación, caminen bailando la marea popular. Cuando la olla se rompa, aplaudan. Guarden la olla y tengan una historia que contar, por favor.
 
Pero ojo, no estén desprevenidos, y no sea ingenuos. Disciplinen su sensibilidad. Oblíguense a pensar-se en sus privilegios y precariedades. No sean tan forros de creer que el principal rol del Estado es defender la propiedad, cuando es defender la vida. Avíspense. Dejen de creer en el mérito propio.
 
Si alguna vez tuvieron la razón, devuélvanla, es su carcelera. Y ríanse bien fuerte de los racionales, de los lógicos, de los ilustrados; son horas de chamanes, brujas y alquimistas. No despotriquen de la tecnología, por favor, recuerden que también somos máquinas. Que podemos conectar con otras máquinas y formar otras mayores, complejas, inacabadas. No todo pasado fue mejor.

Dejen de buscar el sentido literal, la verdad oculta, el fin, el destino, el cierre. No teman a lo que no entienden, o a lo que no pueden consumir rápidamente. No se suban al tren del corset político, no naturalicen la muerte, apaguen un poco la tele, estén en silencio. Intenten recordar lo que es disfrutar la ignorancia: anímense a aprender, pregunten hasta el hartazgo, no señalen la desobediencia, júntense con los vecinos, no sean tan pelotudos, por favor.

 

* Politóloga, docente e investigadora universitaria.               

Comentarios

Una anda asi buscando y

Una anda asi buscando y encontrando gente mas parecida a la manera de ver y percibir estos cambios tan tristes,pero sintiendo cn valentia,eso es lo q me movilixo de tu texto,simple y genial.Bienvenida esta parecida manera de concebir este momento de nuestra argentina.

Simplemente...brillante. Nunc

Simplemente...brillante.
Nunca mejor dicho Lucila.
Tan así, tan de abajo, tan dificil y tan simple.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal