Revista digital de Experiencias y Arte

Seguinos en:  Twitter logo Facebook logo

Caminar
01/03/2017
Coleccionismos

Máscaras de África

Seres anónimos en sus modos de dar vida a otra naturaleza.

 

El coleccionismo de máscaras está hoy en día muy extendido y dichas manifestaciones artístico-religiosas fueron la inspiración de pintores y escultores europeos y americanos, destacando la influencia que tuvieron en, el genial y malagueño universal, Pablo Picasso para llevar a cabo algunas de sus principales manifestaciones, como por ejemplo la obra pictórica de Las Señoritas de Aviñón o  Cabeza de mujer de 1907. La influencia en el arte de las máscaras africanas fue un impulso para que éstas comenzaran a ser tenidas muy en cuenta y a ser, algunas de ellas, piezas muy codiciadas por los coleccionistas.

Las Señoritas de Aviñón. Pablo Picasso

Las máscaras africanas auténticas, las que no han sido realizadas para vender en zocos y mercados a los turistas y coleccionistas, no son trozos de madera destinadas a la mera decoración, sino que son símbolos religiosos con una función reguladora en la vida del poblado en el que fueron realizadas por artistas anónimos. Según algunos expertos todas las máscaras africanas se podrían clasificar en cuatro categorías: espíritus del antepasado, héroes mitológicos, la combinación del antepasado y el héroe y, por último, las que representan los espíritus animales.

Se utilizan, entre otras funciones, en ritos agrarios o de agradecimiento al campo por el alimento que brinda, en ritos de carácter funerario para honrar a los familiares que han partido o cuando se utilizan en funerales y entierros, en ritos de carácter festivo o cuando son utilizadas en fiestas a las deidades y también se utilizan en ritos de iniciación, o también llamados inciáticos, en los que cada miembro varón del poblado debe participar para ser admitido en la comunidad con pleno derecho, como por ejemplo cuando se va a entrar en la mayoría de edad o cuando se va a practicar algún tipo de ceremonia como la de la circuncisión.

  

1-    Máscara de mi colección particular

 

La función de la máscara en los ritos funerarios es captar la fuerza vital que se escapa de un ser humano cuando muere, haciendo la función de controladora de la fuerza vital que tenía el fallecido y así evitar que dañe a nadie del poblado y distribuyéndola en beneficio de todos.

En las fiestas y bailes la máscara protege al que la lleva y le convierte, durante el tiempo que dura el baile, en otro ser. El portador de la máscara debe ir vestido de forma que no se le reconozca. Se considera máscara también al vestido, aunque conseguir este conjunto completo es tremendamente complejo. Dicho vestido puede ser de fibras vegetales, de hojas o de plumas de aves que son utilizados en los rituales, aunque lo más importante es la parte de la cabeza, que es donde reside la ya mencionada fuerza vital. Como la principal ocupación en el medio rural es la actividad de la agricultura, los rituales con máscaras se suelen celebrar durante la época seca porque es cuando menos trabajo hay que desempeñar.

 

2-    Máscara de mi colección particular

 

Las máscaras comenzaron a salir de África con la llegada de los europeos, siendo los portugueses y luego los españoles los primeros que posiblemente se hicieron con estos objetos, tan venerados en el entorno en el que fueron realizadas. En el mundo del coleccionismo hay que tener mucho cuidado con las imitaciones que se venden como si de máscaras utilizadas en los diferentes ritos se tratara. La diferencia entre unas y otras es notable y las imitaciones destinadas, exclusivamente, a souvenirs turísticos se suelen ahumar para dar la impresión de ser antiguas.

 

3-    Máscara de mi colección particular


La función de las máscaras es dar vida a un ser de otra naturaleza, como puede ser un dios, un espíritu o un genio y tienen por objeto transformar al ser humano, casi siempre suele ser un hombre, que las lleva y al llevarlas pierden su identidad y se convierten en un ser más poderoso, posibilitado por el espíritu que llevan las máscaras. Suelen estar hechas, generalmente de madera pero también las podemos encontrar las que están hechas de fibras, marfil o metal y según el material con el que estén hechas se podrán conservar más o menos tiempo. Este curioso e interesante objeto, respetado y admirado por todos, es el intermediario entre el mundo terrenal y el mundo sobrenatural y permiten, entre otras, con el gran poder que conllevan el poder poner en contacto al que la lleve con las deidades o dioses y también con los espíritus de los antepasados.

Como coleccionista que soy de objetos artísticos y etnográficos de origen africano he de decir que cuando incorporo una nueva pieza a mi colección me siento como un niño en un día de Reyes. Ya son varias las máscaras y otros objetos los que poseo y en esta ocasión he querido escribir algo relacionado con esas máscaras que a algunos asustan y a otros les llenan de admiración. Pienso en el ser humano que las construyó y en el valor artístico que fue capaz de transmitir y veo en él una persona satisfecha de aquello que hacía aunque no pudiera imaginar que aquella máscara labrada con sus objetos cortantes, después de desempeñar su función, pasara a engrosar las colecciones de aquellos que admiran lo que aquel ser anónimo llevaba a cabo.

 

.
.
.
.
.
.

Juan Francisco Santana Domínguez

Doctor en Historia y licenciado en Antropología.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este sitio web puede incluir contenido de terceros y/o vínculos con sitios web externos (empresas y particulares, entre otros) que no pertenecen a QRV y de los cuales éste no se responsabiliza por la veracidad y exactitud del contenido publicado, o de las opiniones o comentarios vertidos por los usuarios, o cualquier consecuencia que pudiere derivarse del ingreso a los mismos y/o su utilización.

ISSN: 2545-6814Diseño: chouch - Programación: ConDrupal